¿ESTÁS AHÍ?, por Didac Alcaraz

Entro aquí sin demasiado que contar. Otro verano en la cuneta. De regreso de ninguna parte me doy cuenta que las vacaciones me fastidian. Son aburridas de narices. Otro cigarro y otra vez los mismos discos. Sólo de J Dilla. He decidido estudiarlo a jornada completa. No me canso. No me ocurría algo así desde Thelonious Monk o Sly and The Family Stone. No todos los temas me gustan. Aquellos en los que aparece Busta Rhymes son de lo peor. Sin embargo, las colaboraciones con Q-Tip, The Pharcyde, Slum Village, The Roots, Mos Def, Common, (por mencionar algunos), o sus discos en solitario, son de otra galaxia. "¡Vaya verano nos espera, company!",  me digo. Pero al momento vuelve el aburrimiento. Me voy a la tienda de videojuegos y me compro uno de segunda mano. Me permito ese capricho. Luego me arrepiento. Veintidos euros a la basura. Odio los tutoriales. Las nuevas generaciones de videojuegos son enormes ratoneras digitales. Eso sí, en alta definición. Cuando por fin creo controlar todas las posibilidades que me ofrece el escenario lo único que me apetece es apagar la consola, prepararme un café, y marcar el número de teléfono de alguna ex novia para recordar todas aquellas cosas que hacíamos juntos. Pero no nada. Ni siquiera el buzón de voz. Sólo el falso frescor nocturno aplastándome. Qué remedio, otro cigarro y los efectos del café que no me ayudan a librarme de los mosquitos. Te colocas en un corner,  (deseando tener alguno de los poderes que manejabas en el tutorial), lo persigues con la mirada al insecto en la distancia. Te anticipas a su siguiente movimiento. Pones en práctica todas las lecciones de artes marciales que recibiste a los doce años. Juntas las palmas de las manos con decisión. Sin tiempos muertos. Pero al separarlas para inspeccionar el cadáver solo ves una colilla entre los dedos y al maldito mosquito pavoneándose frente a ti. Zumbándote las orejas. Ocultándose como un Ninja del infierno en los pliegues del pantalón. Lo buscas. Pero ya es tarde. Observas como se adentra en el desierto urbano. Y lo sabes. No sabes dónde. Pero sabes que se ha trabajado un grafitti en alguna parte de tu cuerpo.  
Hace poco leía que somos una especie superior porque hemos desarrollado nuestra inteligencia. Que dicha inteligencia nos ha permitido encarcelar a nuestros enemigos en el zoológico. Que somos libres.  Que nuestro enemigo natural está dentro. Dentro de uno mismo. Y es cierto. Pero ahora mismo añadiría que nuestro enemigo natural son los mosquitos, y el recuerdo de todas las ex novias, y los caprichos, y el aburrimiento, y el verano, y supongo que también el café y la nicotina, y este blog, y Los Pioneros del Siglo XXI, y... Yo no. Yo soy tu amigo. Tu amante si me lo pides. Tu fantasía. ¿Me oyes?

6 comentarios:

  1. Tengo que decir que Didac encuentra la verdad por ese camino distinto que tiene y es que me gusta como luce lo que luce. Sobreviviremos a este verano como a los anteriores.

    ResponderEliminar
  2. Buonacera bambina,
    El jueves 11 a primerisima hora
    Regreso a casa.

    ResponderEliminar
  3. ...Yeeeeaaaahhhh!!!! O si, si que si, ahora si que si que si!

    ResponderEliminar
  4. Didac Alcaraz8 ago. 2011 0:10:00

    Gracias por tus palabras ‘La Chela’. Sobreviviremos. Sea como sea sobreviviremos. Aunque hay que reconocer que es un palo en las ruedas...

    Te tengo presente Sergio, más de lo que te imaginas.. Se que me oyes… aunque a veces necesito que me lo digas... gracias a ti también... ya lo has leído, a partir del día 11 D’oldstarr ya esta de nuevo preparado para darle a la mesa de mezclas... en cuanto llegue el Dr. Funkenstein empezamos los preparativos para recibir a la Mothership

    ResponderEliminar
  5. Alberto Cotes8 ago. 2011 0:21:00

    Si tú pones de acuerdo a Jin y a Ginger yo pongo el Raid; Bueno, vale y patatas fritas. Just call my name, I'll be there...

    ResponderEliminar