MI ENEMIGO PREFERIDO, por Didac Alcaraz

Reconozco que durante mucho tiempo estuve ofuscado con Jonathan Millán y su secreta obsesión por matarme, de la que él no era consciente, y que luego derivó en la recurrente inquietud 'Jonathan Millán quiere matar', con su correspondiente versión maxi single de 12 pulgadas, 'Jonathan Millán quiere matar siempre', y la versión alternativa disco bourbon remix, 'Jonathan Millán mata'.  No obstante (y en cierto sentido a mí pesar), es Miguel Noguera quien ahora ocupa lo más alto del ranking de mis enemigos.
Miguel Noguera ejercita sus poderes desde una dimensión a la que no puedo acceder. Extiende sus tentáculos y los incrusta en mis virtudes para convertirlas en defectos. Lo hace siempre. Incluso antes. Y cuando no, lo hacen los  que pensaba que eran sus fans y que ahora percibo como proyecciones espectrales de Miguel Noguera. Cada vez que entro en el Facebook o en el Twittter veo a centenares de Nogueras disparando ideas sin escrúpulos. Ya no aprecio las diferencias entre él y sus replicantes. Por eso al verlo, cuando por casualidad forzada nos encontramos, sólo puedo ladrarle encolerizado, algo impropio en mí, a lo que Miguel Noguera no responde como sería de esperar. Articula los labios. Construye frases coherentes. Habla siempre bien. Suave. De frente. Hipnotizándome con educación mientras teje con la mirada una red en la que atrapa pedazos de mi alma en esa dimensión sobrenatural de la que creo que proviene. Miguel Noguera me consume por dentro. Poco a poco. Y no sé a que se debe. ¿Qué intenciones trae? ¿De dónde llega? ¿Cual es el sacrificio? ¿Por qué? 


¡¡¿¿Por qué me haces esto Mougli??!! ¡¿Por qué a mi?! Yo quiero ser como tú. ¡Ser hombre-mono mitad perro, me acabará por aburrir! 

5 comentarios:

  1. Mata a ese tipo, ahora que estás a tiempo.

    ResponderEliminar
  2. Ese golpe bajo, ese golpe a lo Pipi Estrada de poner una foto de Noguera hace 10 años.

    ResponderEliminar