SKY IS THE LIMIT, por Didac Alcaraz

Ayer hable con Xavier Daura para pedirle una foto donde estuviéramos Los Pioneros del Siglo XXI y Venga Monjas, y poder ilustrar con ella esta entrada. Pero no tenía ninguna. Por eso os he colado la que estáis viendo. ¿Bien podríamos ser nosotros de aquí unos años, no? Venga Monjas y Pioneros del Siglo XXI acomodados en el seno de la cultura europea. En realidad, lo de pedirle una foto sólo era una excusa para charlar un rato con él. Antes me llamaba un par de veces  por semana, súper atacado. Nos explicábamos las cuatro tonterías importantes y luego fantaseábamos con alguna movida imposible hasta que la risa nos impedía seguir hablando, o la realidad nos entorpecía la fantasía. El tío tiene una resistencia inaudita para mantenerte enganchado al teléfono mientras te descojonas por dentro. Y eso que a mi hablar por teléfono me fastidia bastante. Creo que se piensa que me agobia, y por eso ha dejado de llamarme. Por supuesto una tarde con Xavier es pura intensidad. Pero dada la distancia, esas llamadas lo eran todo.

La relación con Esteban Navarro también es pura intensidad, aunque diferente. Desde el primer día lo fue. Y así será siempre. Juntos compartíamos penas y alegrías y algo más que no se cómo explicar. No hacían falta demasiadas palabras. Aunque hablar con él era como hablarle al peluche que nunca tuve. Su alegría y sinceridad te seducen sin igual, consiguiendo con ellas liberar tu lado más infantil. Más humano.

Un día tuve la amabilidad de acercar a Xavier al aeropuerto, y desde entonces ya no nada. Eso si, unos días antes de fin de año estuve charlando con Esteban. Me llamó para desearme una feliz entrada de año, y joder, de verdad, que Los Pioneros del Siglo XXI los echamos mucho en falta. A los dos. Son un par de individuos únicos. Estos meses sin ellos nos han hecho apreciar aun más el cariño que les tenemos. Aceptamos que la vida sigue su curso natural. Que todas las cosas se suceden por una razón. Y todas las mierdas que queráis vendernos. Pero la realidad es una, y no hay más. Ellos están allí, y nosotros estamos aquí, lejos de ellos. Y hay nuevos proyectos. Y un futuro para todos. Y un cielo reservado para los más fuertes. Y la guasa que no se acaba. Y el groove que no se detiene. Pero sin ellos como que no tiene demasiada relevancia. Los días se acumulan, las circunstancias se suceden, y sólo podemos agradecerles todos los ratos que hemos pasado juntos y lo mucho que de ellos hemos aprendido.

Y ya me diréis vosotros si hay una imagen que pueda ilustrar todo esto que nos evocan los Venga Monjas.

8 comentarios:

  1. Ánimo, puñetes. Habéis hecho cosas muy buenas sin ellos también. Queremos más Go, Ibiza, Go!

    ResponderEliminar
  2. algún día nos llegará ATREVETE KEN, y ese día... joder, ese día será cojonudo pase lo que pase.

    ResponderEliminar
  3. creo que no hay imagen posible para todo eso... imposible.

    ResponderEliminar
  4. Dídac Alcaraz28 ene. 2011 9:08:00

    Un mensaje de los Venga Monjas explicandonos que los han despedido y se vuelven a Barcelona mañana mismo! (esa seria la imagen que yo mas quiero ahora)

    ResponderEliminar
  5. Joder Dídac no me llores, que los Venga Monjas son muy grandes pero tú llevas en lo alto de la tabla desde que se te parió. A ver esas raciones ibicencas...

    ResponderEliminar
  6. Quina sort tan gran que tenim de que hagis entrat a les nostres vides, Didac.
    En serio, jo m'ho prenc com la auténtica recompensa, més enllà de la feina, els diners, etc. La auténtica recompensa es que hem anat afegint gent collonuda a la nostra historia. I, sense ánim d'ofendre a ningú, tu ets el més collonut que hem conegut.

    ResponderEliminar
  7. Ellos también te lo dicen, Dídac: eres el coronel, el que lleva la corona, un hombre afable cuando duerme y un ensayista sin miedo. Vivir es y será tu obra maestra.

    ResponderEliminar