GUARDAR AMIGA COMO, por Dídac Alcaraz

Pues sí, ayer por la noche cachondeo en el Jazzman, con los Venga Monjas y el Jonathán Millán, (menudos perlas están hechos). Cada vez nos gustan más los ratos que pasamos con ellos. Casi consiguen que me olvide de la maldita camarera, (una petarda de gran calibre para la que no tengo adjetivos).

Como es rutina, empezamos al puro estilo  de Los Pioneros del Siglo XXI. Cada uno con un machete entre los dientes y a degüello. Hasta que la droga de los veteranos, (una selecta combinación de alcohol y guasa), consiguió intoxicarnos lo suficiente como para poder afrontar el regreso de los Venga Monjas a Madrid, (algo que nos duele en lo más profundo, deep inside). Despues de unos chutes de amistad, (y varias copas), ya nos estábamos sacando de la chistera varios conceptos interesantes, (como Intergalactik Night, Zafarrancho Render, o Diarrea en la boca). Todo apuntaba hacia lo más alto, en plan Carretera Perdida, cuando un suceso inoportuno partió la noche en dos, (como era de esperar), por culpa de una mujer. Patricil. La chica al otro lado del teléfono.

Ella quería estar allí, con nosotros, pero no. Insistía, nos empujaba, pero evitaba el roce. Queríamos agregarla, pero no se sumaba, al contrario, le añadia violencia al momento, que ya de por sí era extremo.

Al final, con el compromiso, nos disipamos con educación, y zarpamos cada uno hacia nuestras celdas de castigo. Qué delirio. Nos encanta la noche. Adoramos a los Venga Monjas. Admiramos a Jonathán Millán. Y si no fuera por la (puta) camarera, instalaríamos las oficinas de los Pioneros en el Jazzman. Por supuesto, no te olvidamos Patricil. Casi estuviste. Aunque no lo creas. Por unos instantes fuiste una entrañable amiga. La mejor.

9 comentarios:

  1. Debo indicar que el Jazzman no es lo mismo desde que ya no lo regenta el gran Aleix, que fue quien le enseñó a Constatino Romero a doblar a Clint Eastwood. Espero que en su momento lo llegárais a conocer. Cuando entrabas te saludaba con un cálido y profundo "Ei, companys".

    ResponderEliminar
  2. Si señor Raventós, TU SI QUE MANEJAS!... eso es el groove! No se t'escapa detalle! Nos alegra ver que todavia los hay saben leer entre lineas...

    ResponderEliminar
  3. Es cierto, Ravennius. Qué gran dato.

    Aleix, el viejo marinero, no sabíamos cómo se llamaba, pero nos habituamos a ir allí por él, por su parroquia depresiva, y sus sesiones de jazz etílico de la vieja escuela barcelonesa de los mamporros. Sin duda, ya no es lo mismo.

    ResponderEliminar
  4. Tenía un cumpleaños y a 3 primos -mayores que yo pero foráneos- a mi cargo. Aún así yo estaba dispuesta a fugarme con vosotros, ¡incluso a fugarme en taxi!; pero hubo ahí unas conmutaciones raras de espacios en poco tiempo. Os perdí la pista y os eché de menos.

    ResponderEliminar
  5. Nosotros también, patricil.

    ¿Y por qué no vino Raventós ya que conoce tan bien el percal jazzistico? Nos preguntamos.

    ResponderEliminar
  6. Yo de jazz sólo conozco a Aleix y que hay saxofones. Si hay próxima vez prometo llamsesion.

    ResponderEliminar
  7. Lo mejor fue la salida con Green torpedo midnight plegando en rojo en rossellón. Qué noche. Casi cuela el 'sinpa' de 'Lucky Slips'.

    ResponderEliminar
  8. 'Lucky Slips' (risas)

    ResponderEliminar
  9. Dídac Alcaraz16 nov. 2010 13:03:00

    Me sumo a las risas...

    ResponderEliminar